Las Hermanas del Silencio

Ir abajo

Las Hermanas del Silencio Empty Las Hermanas del Silencio

Mensaje  Dana el Mar Dic 20, 2011 2:05 pm

Señores, tras mucho pensarlo, he decidido compartir con ustedes una de mis extrañas ideas literarias, a ver que opinan. Está escrita con las prisas típicas de quién lo hace en ratos libres en su puesto de trabajo, y seguro que le encuentran mil errores, pero espero les guste la idea Wink

Las Hermanas del Silencio

Tras siglos de devota e incansable lucha, mis hermanas y yo vemos cercano el momento de reunirnos con nuestro Señor, y será aquí, en este momento, cuando toda esperanza está perdida y nuestro único escudo es nuestra fe, demostraremos que las Hermanas del Silencio existieron, y lo hicieron por el bien de la humanidad.

Cuando hacemos nuestros votos, se nos pide no revelar a ningún ajeno nuestro verdadero trabajo, pero tras todo lo que hemos visto, y lo que está por venir, he decidido romper ese voto, más no por mí ni por mis hermanas fallecidas, sino por las que tienen que venir, como un recuerdo de quienes somos y por qué luchábamos.

Soy la hermana Catherine, escribana e historiadora del convento de Saint Mary, en Cambridge y junto a mis hermanas, mantenemos vivo el espíritu y la lucha de San Simón Stock, nuestro padre fundador.

Nuestra historia se remonta al año 1251, cuando Nuestra Señora se le apareció a San Simón, portando un escapulario, el cual entregó a San Simón. Esta parte de la historia es bien conocida por todos, pues es la base de la fe y la prosperidad de la orden conocida como Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, pero nuestro padre fundador, aún siendo el Superior General de la Orden, no pudo no escuchar las proféticas palabras de la Virgen, y las mantuvo en secreto, hasta que fundó a nuestra orden, las Hermanas del Silencio.

Nuestra historia cuenta una versión distinta de la aparición de Nuestra Señora, una en la cual la Santísima Madre no viene a darnos su bendición, sino a darnos un aviso del mal que se gesta en Tierra Santa y una herramienta con la que combatirlo.
El santo Escapulario fue bendecido y enviado para servir de inspiración a los hermanos que aún sobrevivían en Jerusalen, pero en secreto, San Simón, guardó para sí la parte más importante... La Santísima Madre le entregó una fina cuerda, trenzada con cabellos de ángeles, que debía ser cortada y entregada a los más fieles guerreros que estuvieran dispuestos a luchar en el nombre de Dios, aunque contra el mal que se avecinaba, no sería la fuerza física la que prevalecería, y así le dijo a San Simón: 'Busca a aquellos de corazón puro y alma noble, que estén dispuestos a enfrentarse a los fuegos del infierno por defender a su Dios y su fe, y entrégales este presente, el cual protegerá sus almas de todo mal, y en caso de que mueran, en batalla contra el mal o contra el tiempo, los ángeles los traerán conmigo para que cuide de ellos, como ellos han cuidado de los vivos'.

Con estas palabras, Nuestra Señora desapareció en un pestañeo, y San Simón quedó impresionado por la sagrada aparición, así como por la misión encomendada. Decidió entonces mantener en secreto el santo regalo, hasta que pudiera cumplir con la petición de la Santa Madre, y así, comenzó a buscar por toda Inglaterra a aquellos que pudieran ser merecedores del regalo entregado.

Como buen hermano carmelita, buscó fervientemente, y tras un año de vagar por Inglaterra, encontró aquello que buscaba: un orfanato, controlado por los Hermanos Hospitalarios, donde acogían a los niños de la guerra, muchachos huérfanos, hijos de guerreros templarios y abandonados a su suerte tras la muerte en batalla de su progenitor. En él, encontró a niños y niñas con un alma noble y un corazón lleno de amor, aunque tras varios días entre ellos, descubrió que los más fuertes entre ellos no era los niños, eran las jóvenes muchachas que se habían despertado de repente en un mundo en el que no había sitio para ellas, y aún así, habían encontrado razones para continuar sonriendo. Eran ellas, y no los hermanos, quienes llenaban de fe y de felicidad los corazones de sus compañeros.

Fue en ese momento, cuando San Simón decidió compartir su secreto con el hermano de más rango del convento, el Hermano Hugo, quién fue guerrero en Tierra Santa. Cuando San Simón habló del aviso de la Santísima Madre, Hugo no pudo más que echarse a llorar, y confesarle los horrores que poblaban sus pesadillas, y la razón de su vuelta a Inglaterra desde Tierra Santa:
- Allí habita un poder oscuro, uno que levanta a los muertos - le dijo - uno que te arranca el alma y deja un cascarón vacío de recuerdo para los tuyos... Oh sí, aquello es sin duda, una puerta al infierno, ¡y los templarios son la única defensa que queda contra ellos!'
- Ya no más, hermano Hugo, nuestra Señora nos ha dado el poder de defendernos contra estos seres oscuros, ¡y lo usaremos para bien!

Ese día nació la secreta hermandad de las Hermanas del Silencio, mujeres de inquebrantable fe, armadas con la misericordia de la Santísima Madre, y dispuestas a morir por defender al mundo del mal que se propaga desde Tierra Santa. Fueron entrenadas para la guerra por los Hermanos Hospitalarios e instruidas para combatir el mal que se cernía sobre Jerusalen, eran las guerreras más puras jamas concebidas, y aún así, eran las más misericordiosas que caminaban sobre la tierra. En sus muñecas, una delgada tira de fina cuerda protegía sus almas, y tras su muerte, el dulce sueño de la embalsamación protegería su cuerpo de todo mal.

Y hoy, 14 de Mayo de 1859, nuestra hermandad se encuentra sitiada por el mal que intentábamos extinguir, el cual no sólo a mermado nuestras fuerzas por todo el mundo, sino que nos ha seguido hasta nuestra casa madre, para conseguir eliminar por completo a la única fuerza capaz de hacerle frente. Quedamos muy pocas, pero aún así, les plantaremos cara con todo lo que tengamos, y si tras la lucha, no queda ninguna de nosotras para recordarlo, dejo este escrito, para que todos aquellos que vengan después, sepan que nosotras, las Hermanas del Silencio, morimos luchando por la fe y el sagrado nombre de nuestro Señor, defendiendo nuestro mundo de la oscuridad y la maldad, y que esperamos que otros sigan nuestro ejemplo.

Hermana Catherine
Escribana del Convento de Saint Mary
Orden de las Hermanas del Silencio
Dana
Dana
Artesano de juguetes

Cantidad de envíos : 120
Fecha de inscripción : 20/09/2011
Edad : 38
Localización : En la Arcadia, sobrevolando Mataró(BCN)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Las Hermanas del Silencio Empty Re: Las Hermanas del Silencio

Mensaje  Doktor Schnabel von Rom el Mar Dic 20, 2011 2:27 pm

Está muy bien. Tiene una gran idea de fondo y es una excelente base para una gran historia.
Espero seguir leyendo más de sus historias por aquí. Very Happy
Doktor Schnabel von Rom
Doktor Schnabel von Rom
Novelista desmotivado

Cantidad de envíos : 774
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Localización : A Coruña

Ver perfil de usuario http://yosurc.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.